• Carola Terreni

02 En el cumpleaños del XIV Dalai Lama Reconocer el Sufrimiento de los demás


Luego de la empatía y del desarrollo de la cercanía a los demás, la próxima practica importante en el cultivo de la compasión es una realización de la naturaleza del sufrimiento. Nuestra compasión por todos los seres vivos debe surgir del reconocimiento de su sufrimiento. 

Algo importante para la contemplación del sufrimiento es que suele ser mas poderoso y efectivo si primero nos focalizamos en nuestro propio sufrimiento y luego extendemos ese reconocimiento hacia el sufrimiento de los demás. Nuestra compasión crece a medida que reconocemos el sufrimiento de los demás. 

La mayoría de nosotros naturalmente simpatizamos con alguien cuando lo vemos padecer del sufrimiento de una enfermedad dolorosa o la perdida de un ser querido. Este es un tipo de sufrimiento, en el Budismo es llamado el sufrimiento del sufrimiento.

Es mas difícil sentir compasión por alguien que experimenta lo que los Budistas llaman el sufrimiento del cambio. Este es el segundo tipo del sufrimiento. Cuando vemos a la gente disfrutar del éxito en el mundo, en vez de sentir compasión por ellos debido a que sabemos que el éxito va a terminar y que los dejara decepcionados debido a la sensación de perdida, generalmente nuestra reacción es la de sentir admiración y a veces hasta envidia. Si tenemos un verdadero entendimiento del sufrimiento y de su naturaleza, podríamos reconocer que la experiencia de la fama y la riqueza son temporarias y que el placer que traen va a terminar de manera natural causando sufrimiento a la persona.

Hay también un tercer y mas profundo nivel de sufrimiento que es el mas sutil. Experimentamos este sufrimiento constantemente, debido a que es el resultado colateral de la existencia cíclica. Es debido a la naturaleza de la existencia cíclica que estamos constantemente bajo el control de las emociones y pensamientos negativos. Mientras que permanecemos bajo su control nuestra existencia es una forma de sufrimiento. Este nivel de sufrimiento permea nuestras vidas, y nos hace repetir una y otra vez los ciclos de emociones negativas y acciones no virtuosas. 

Pero este tipo de sufrimiento es difícil de reconocer. No es evidente como el sufrimiento del sufrimiento. No es el opuesto de la buena fortuna y del bienestar que vemos en el sufrimiento del cambio. Sin embargo el sufrimiento que permea todo es el mas profundo ya que esta en todas las áreas de nuestra vida.

Una vez que hemos cultivado un profundo entendimiento de los tres niveles del sufrimiento en nuestra experiencia personal, es mas fácil llevar el foco a los demás para reflexionar en su propio sufrimiento en los tres niveles. Desde esa plataforma podemos desarrollar el deseo de que ellos también se liberen del sufrimiento.

Cuando logramos combinar la empatía por los demás con un profundo entendimiento del sufrimiento que experimentan, nos hacemos capaces de generar la verdadera compasión hacia ellos. Este es un trabajo continuo.

Podemos comparar este proceso a la manera en que iniciamos un fuego al frotar dos palitos. Debemos mantener una fricción continua para alcanzar la temperatura necesaria para que se encienda el fuego. De manera similar, cuando trabajamos para desarrollar las cualidades mentales como la compasión, debemos aplicar las técnicas mentales necesarias para lograr el efecto deseado. El trabajo debe ser realizado de manera continua, ya que hacerlo de vez en cuando no da resultados beneficiosos.

Su Santidad el Dalai Lama, (2001).  An Open Heart. Practicing Compassion in Everyday Life. 

6 views
  • Facebook
  • Instagram
  • Black Facebook Icon
  • Black LinkedIn Icon
  • Black Instagram Icon